El Scrum diario, o Daily Scrum, es una reunión diaria de 15 minutos máximo, nosotros lo hacemos a primera hora de la mañana, cuando llegan los últimos búhos del equipo, a los que les cuesta madrugar. Es siempre presencial, aunque algún miembro del equipo, que ese día trabaje en remoto, puede conectarse para algo en concreto que pueda afectar al resto del equipo.

Siempre lo dirige el Scrum máster, y es un hábito muy importante, no es necesario que esté el Propietario de producto (Product owner), de hecho, cuando está es porque está participando en alguna tarea como miembro del equipo, o porque tiene nuevos datos que ayudarán al desarrollo de tareas de ese Sprint y que se aplicarán al refinamiento de la Pila de producto (Product Backlog) para el próximo Sprint.

Corrillo del equipo en Rugby

Cada miembro del equipo debe explicar rápidamente qué terminó el día anterior, qué va a terminar ese día y qué le bloquea su trabajo, incluso este diálogo del Scrum diario puede hacerle modificar su plan para esa jornada. El propósito del Scrum diario es inspeccionar el progreso hacia el objetivo del Sprint y adaptar la Pila del Sprint (Sprint Backlog) según sea necesario, ajustando el próximo trabajo planeado, es la base de la autogestión del equipo Scrum en el objetivo del Sprint.


Los Scrums diarios mejoran la comunicación, identifican impedimentos, promueven una rápida toma de decisiones, y en consecuencia, eliminan la necesidad de otras reuniones, múltiples correos (en desaparición dentro del equipo), y un aspecto muy importante, evitar romper los periodos de concentración que necesitan los miembros del equipo durante las jornadas para completar sus tareas.

Es muy fácil que con el paso del tiempo los Scrum diarios se conviertan en reuniones improductivas, largas, en las que se explica todo lo que se está haciendo por cada miembro del equipo, ¡Eso no es Agile!. Y para cumplirlo, nosotros las hacemos de pie, nos juntamos durante menos de 15 minutos consiguiendo una buena función del Scrum máster, un aspecto que puede parecer anecdótico se ha convertido en uno de los detalles que más han mejorado el trabajo del equipo.

Para equipos de construcción que quieran comenzar en metodologías agile recomiendo que empiecen con estas reuniones, su importancia la he visto muy bien explicada en uno de los capítulos de The Lean Builder, un libro que repasa a modo de novela los puntos principales de Lean Construction, y entre ellos, uno de los capítulos lo dedica a los Daily Huddles, que se podría traducir como los corrillos diarios, una imagen realmente evocadora de esa reunión diaria de abuelos en la plaza de mi pueblo.

También utiliza este término Felipe Engineer-Manríquez en su libro Construction Scrum, en los que las Daily Scrum son sinónimo de daily huddle o daily standup, reuniones cortas en la obra al principio y final de la jornada, que facilitan la eficiencia en la comunicación, colaboración y la responsabilidad individual de cada uno. Sin distracciones, todos de pie, se pueden identificar impedimentos, tomar decisiones rápidas y sobre todo, eliminar la necesidad de más reuniones durante el día mejorando la productividad.

Referencias:

[1] DONARUMO, J., ZANDY, K. (2021). “The Lean builder: A Builder’s Guide to Applying Lean Tools in the Field”. Lulu P. Agosto 2019.

[2] MANRIQUEZ, F. (2021). “Construction Scrum“. Better and faster LLC. Noviembre 2021.

[3] SCHWABER, K., & SUTHERLAND, J., (2020). “La guía SCRUM. La Guía Definitiva de Scrum: Las Reglas del Juego”, Noviembre 2020.